La previa del SD Compostela-CD Barco

Primer combate por el codiciado ascenso a Segunda B

(Sábado, Balaídos, 19.30h, TVG2)

Tras un largo confinamiento y meses sin jugar un sólo partido, la SD Compostela pasará de repente de 0 a 100, de estar entrenando para recuperar el ritmo físico a jugarse la primera final por el ascenso.Una situación atípica que ofrece muchas incertezas y peligros pero que al mismo tiempo brinda una oportunidad de oro: la posibilidad de ascender a Segunda B en tan sólo dos partidos, sin tener que enfrentarse a ningún primer clasificado y con la ventaja de que a los blanquiazules les valdrá todo lo que sea no perder, pues en caso de empate, se hará valer el orden clasificatorio de cuando terminó la liga.

Para que esta ventaja no se convierta en un lastre, Yago Iglesias tiene totalmente claro que su equipo tiene que salir a ganar, sin guardar la ropa ni especulaciones: "Nuestra experiencia nos dice que hay muchísimos ejemplos en el fútbol en los que cuando haces un planteamiento para no perder, normalmente hay un alto porcentaje en los que te sale mal. Nosotros no podemos caer en ese error." Eso no quiere decir por supuesto que el equipo tenga volver loco ni precipitarse, si no que, en palabras de Yago, el equipo deberá "tirar de experiencia, ir manejando los tiempos de partido, teniendo el plan de partido claro (...) Nosotros vamos a ir a ganar pero el empate nos vale y a partir de ahí ir jugando con los distintos escenarios que se den mañana."

Respecto a cómo llega el equipo al encuentro, el mister compostelanista no esconde las dudas del cuerpo técnico sobre cómo van a responder sus pupilos después de tanto tiempo sin jugar, puesto que no es lo mismo un entrenamiento que "la tensión de la competición". Pese a ello, señala que cuestiones como las sensaciones que ofrecía el equipo a lo largo de la temporada o sus números les hacen ser muy optimistas. Además afirmó que llegan con "más ilusión y humildad que nunca y mejor preparados que nunca".

La mejor noticia es que Yago podrá contar con toda su plantilla, con todos los efectivos al 100% y con Pablo Antas "condonado" de la sanción que tenía pendiente de cumplimiento por acumulación de amarillas. Un perdón del que también disfrutará el propio Iglesias, al que le aguardaban otros dos encuentros de sanción por protestar. Así pues, todos los jugadores formarán parte de la convocatoria y en el momento del partido, se realizarán los descartes oportunos.