Polvorín FC 2-0 SD Compostela

El Compos cayó derrotado después de 4 meses y tras un flojo encuentro en Lugo
Desde el 13 de octubre, no perdía un partido la SD Compostela en liga. En aquel entonces, los blanquiazules caían por 1-0 en el campo de la UD Ourense. Una derrota tras la cual el equipo no cesó de sumar y sumar hasta este fin de semana, en el que el equipo compostelano se tuvo que volver de vacío del Anxo Carro. La falta de mordiente en ataque y los errores en defensa condenaron al equipo blanquiazul.

Y eso que no comenzaron mal los de Yago Iglesias, que disfrutaron ya de su primera ocasión de gol a los 45 segundos de partido, con un remate de Bicho que desvió un defensa. Los primeros minutos fueron bastante atractivos, con momentos de ida y vuelta y llegadas para ambos equipos. El Lugo tuvo la suya con un tiro algo escorado dentro del área al que le faltó algo más de rosca para poder acabar dentro de la portería. El Compos contestó con un nuevo tiro de Bicho, esta vez en una falta, que detuvo el portero.

Pero el que se adelantaría en el marcador sería el Lugo, con un pase a la espalda de los zagueros compostelanistas que sirvió para dejar a un atacante local sólo ante Pato, al que superó con su remate anotando el 1-0 a pocos minutos del descanso.

Tras la reanudación, el Compos lejos de echarse arriba y reaccionar, estuvo más espeso que nunca. Le faltaban ideas, frescura, velocidad. Le corría más la cabeza que las piernas y se estrellaba una y otra vez contra la defensa rival, incapaz de pasar de tres cuartos de campo y de darle una sola oportunidad de remate a su nueve Primo. Al final, en medio de esta impotencia, volvió el equipo a errar en defensa y terminó regalando al Lugo el definitivo 2-0, tras un fallo en un pase de Queiruga en zona peligrosa, que ya no había estado fino en el 1-0.

Con un marcador tan adverso, Yago Iglesias quemó todas las naves y puso en el campo todo su arsenal ofensivo, pero fue inútil. Sólo Hugo Sanmartín aportó un poco de frescura y generó algo de peligro. Estuvo un escalón por encima de sus compañeros y dispuso de un par de oportunidades con las que pudo recortar diferencias, pero lo tuvo muy complicando teniendo que hacer casi la guerra por su cuenta.

Fue un oasis en medio del desierto, y aún con más hombres ofensivos en el campo, la inspiración siguió sin llegarle a una SD que no estuvo a la altura de la organización defensiva de su contrincante.

Así pues, el Compos no pudo rescatar nada positivo del Anxo Carro. Las buenas noticias terminaron llegando por la tarde desde As Pontes, donde tropezó el Ourense CF (2-2), permitiendo así al Compostela seguir liderando la tabla clasificatoria una semana más.