sábado, 25 de febrero de 2017

Racing Villalbés 2-0 SD Compostela

El Compos no puede con el Villalbés y ve como se escapan sus posibilidades de jugar la promoción de ascenso
Alineación (4-1-4-1): Lucas, Saro (D. Nogueira), Cardeñosa, Uña, Mon, Taboada, Diego Rey (Martín), Make, Samu (Cabrejo), Tomás y Recoba.

No pudo ser. El Compos no fue capaz de aprovechar su gran oportunidad para situarse a un punto de la promoción de ascenso y por contra, ve como un rival directo, o que al menos era un rival directo, se escapa con siete puntos de ventaja más el golaveraje. No era nada fácil desde luego ganar en A Magdalena y ello requería estar a un nivel altísimo, del que la SD estuvo bastante lejos.

La primera parte del conjunto compostelano no fue mala, y desde luego, no mereció irse perdiendo al descanso. Tuvo un alto nivel de posesión y logró generar ocasiones de peligro. A cuentagotas, pues no le resultó nada fácil encontrar espacios, pero las oportunidades fueron llegando. Aunque sin duda las más claras fueron para los locales, que presionaban arriba con intensidad, buscando el robo de balón y salir rápido al contraataque. A la contra acabaría llegando el gol que hundiría al Compos y tras el que no volvería a levantar cabeza. Fue un duro mazazo que llegó cuando mejor estaba. Cuando empezaba a acumular varias oportunidades. Cuando parecía que estaba madurando lentamente al rival y que a base de insistencia en noventa minutos podría abrir la lata. Pero no fue así. Fue el Villalbés quien pilló desprevenida a la zaga compostelanista en una contra y se puso por delante en el marcador, dejando KO al equipo que pudo incluso llevarse alguno más antes de finalizar los primeros 45 minutos.

El Compos volvió de los vestuarios con un delantero más y un defensa menos dispuesto a ir a por todas, pero el cambio no funcionó. La SD perdió el control en el centro del campo y el Villalbés se sintió mucho más cómodo, se hizo con el balón y tenia oportunidades para dejar el partido casi sentenciado. Yago probó de todo pero el Compostela fue un quiero y no puedo. Sencillamente, se vio superado por el rival. Sólo al final del partido, cuando los locales le cedieron algo más de terreno y con un juego más directo, pues con pases cortos le resultó imposible siquiera acercarse al área, fue capaz el conjunto capitalino de llegar algo más a la meta contraria. Pero en ningún momento sufrió el Villalbés ni llegó ese típico arreón de los minutos finales. Al final, en un saque de esquina en el minuto 87 marcó el equipo chairego el segundo gol, finiquitando ya así el encuentro.

Un golpe muy duro para las aspiraciones del Compostela que deberá además volver a jugar fuera de casa la próxima semana frente al Bergantiños. Toca esperar a ver qué hace mañana el Cerceda y si al equipo puede quedarle alguna opción más allá de un milagro.